Skip to main content

Full text of "Vocabulario mataco"

\jP Biodiversity 
fe^HeriUge 

http://www.biodiversitylibrary.org 



Anales de la Sociedad Cientifica Argentina. 

Buenos Aires[Sociedad Cientifica Argentina] 
http://www.biodiversitylibrary.org/bibliography/44792 



t.58-59 (1 904-1 905): http://www.biodiversitylibrary.org/item/97832 
Page(s): Page 28, Page 29, Page 30, Page 31 , Page 32, Page 33, Page 34, Page 35 



Contributed by: Smithsonian Institution Libraries 
Sponsored by: Smithsonian 



Generated 31 March 2011 12:04 PM 
http://www.biodiversitylibrary.org/pdf3/006345600097832 



This page intentionally left blank. 



VOGABULARTO MATAGO-GASTELLANO 



POR FRAY JOAQUIN REMEDI (franciscano) 



La siguiente carta da circunstanciada cuenta del orijen de este 
manuscrilo de fray Joaquin Remedi, que gracias al injeniero C. 
Wauters aparece hoy en los Anales, trayendo un contribute 
apreciable a la filologia nacional, vulgarizando uno de los idiomas 
de nuestras razas aborijenes. 

Nos coraplacemos en darle cabida en nuestras columnasyen 
agradecer al sefior Wauters sumeritorio concurso. 

La Direccion, 



Senor Director de los « Anales de laSociedad Cientifica Argentina », 
ingeniero Santiago E. Barabino. 

Una circunstancia casual hizo llegar a mis manos los originales 
de un vocabulario del idioma mataco 6 mataguayo, que conserve 
en mi poder varies aiios sin conocer su erigen, ni su autor, ni las 
circunstancias en que fue escrite. 

Ne vaya usted a creer que le conserve para estudiar el mataco o 
iniciarme con 61 en el cenocimiento de ese idioma : me prepuse 
averiguar los antecedentes que se referian a esos manuscrilos para 
entregarlos luego a alguna de las revistas cientificas argentinas, 
considerando que cualquiera que sea su valor filoldgice, represen- 
la una celeccion no despreciable de voces yoraciones que, sin al- 
canzar la importancia del Tesoro de catamarquenismos ^ publicado 
per el senor Samuel Lafone Quevedo en los mismos Anales 



VOGABULARIO MATACO-CASTELLANO 



29 



de la Sociedad Cientifica Argentina, cuya publicaci6n esta hoy a 
su cargo, podia, sin embargo, facililar 6 contribuir al estudio y 
coraparacidn de los idiomas usados por los primilivos pobladores 
de nuestro lerritorio. 

Encontrandorae ultimamente en Salta, recurri al R, P. guardian 
del convento de San Francisco, quien despues de algunas investi- 
gaciones halld algunos datos refereales al autor de aquel trabajo, 
y algunos originales mas que habian quedado alii despues de su 
muerte, ocurrida en ese mismo convento en 1900. 

Esle misionero apostdlico, italiano de nacimienlo y oriundo de 
la provincia de Lucca, vino nmyjoven y de corista al pais, ocupan- 
do mAs de 40 anos de su vida en misiones varias, de los cuales 
prdximamente SOdedicados exclusivamente oi recorrerel Cliaco. 

Gomisario general de misioneros franciscanos, guardian del con- 
vento, prefecto de misiones por dos veces, demoslr6 siempre su 
incansable volunlad de fundar misiones avanzadas en el Ghaco, y 
en las boras que le dejaban libres sus multiples ocupaciones y pe- 
nosas excursiones, escribia apuntes sobre el Chaco y sus indios, 
poniendose en contactocon loslenguaraces que acudian a los inge- 
nios azucareros de Ledesma y San Pedro, capitatieando grupos de 
indios que anualmente llegaban alii en demanda de trabajo; los 
fragmentos sueltos de esosescritos han quedado como recuerdo de 
lo que han hecho y sufrido los misioneros para reducir al catoli- 
cismo a los indios del Chaco. 

Esos misniosapuntes han lenido su historia: escritos losprimeros 
en 1870, en Buenos Aires^ paraun religiosp misionero, A quien el 
R. P« Pellicci habia encargado una relacidn de las misiones en el 
Chaco, quedaron probablemente abandonados, pues se volvieron a 
hallar originales enlre los papeles del P. Pellicci, sirviendose nue- 
vamente de ellos su mismo autor. el P. Joaquin, en '1 882, para satis- 
facer al malogradoesplorador Frances doctor Julio Creyaux, que de- 
seaba conocer antes de su expedicion algunos datos sobre el Chaco, 
los indios matacos, su idioma y sus cosLumbres. 

Los apuntes originales se perdieron con las primeras misiones 
destruidas por las crecidas del Bermejoy Teuco, pero escritos nue- 
vamente y en distintas epocas, se observa que el P. Joaquin com- 
pletaba sus apuntes a medida quesusinvestigaciones en medio de 
los indios le permitian aportar nuevos elementos, los que tenian 
que ser mucho mayores en los ullimosanos, vencidosya los prime- 
ros y mas graves inconvenientesde losprimeros tiempos. 



A 



30 ANALES DE LA SOCIEDAD ClENTIFICA ARGENTINA 

Asi, pues, reuniendode esos diferenles manuscrilos todo cuanlo 
se refiere alidioma malaco j adoptando losapuntes m^scompletos 
y que dehen ser los ultimos escritos, pues no llevan fecha, ha sido 
posible formular el siguienle trabajo. 

He conservado la redaccion de los originales del P. Joaquin 
Remedl :ellos muestran toda la modestia que caracteriza estos mi- 
sioneros que nose alreven a dar mayores dalos por no «decir dispa- 
rates », segiin su propia frase, y tienen asi el meritode ser elemen- 
los fidedignos, dates precisos y reales recogidos en muchos anosde 

* 

paciente labor. 

Espero que los Anales recojan estos apuntes antes que se pier- 
dan, y, dandolosalapublicidad, presten a olros mas servicios que 
& mi. 



Con estemotivo me repito su afmo. 



Carlos WaiUers, 



CONSIDERACIONES GENERALES 



Los indios matacos, como las demas tribus del Chaco, no conocen 
la escrilura ni otros signos para transmitir sus pensamientos y sus 
hechos a la posteridad. Para comunicarse a alguna distancia se sir- 
ven del fuegoy quemazones; y hasta dondepueden oirse se hablan 
lambien con el silbido. Heobservado tambien que en algunas pe- 
quenas sendas pordonde transita algunode ellos, se hallan a ve- 
eeSj de trecho en trecho, unos nudos hechos enun punado de pasto^ 
ya parado, ya arrancadoy colocado en alguna horqueta de <5irbol, y, 
segiin la direccidn 6 el ladodel camino, dan a enlender ^ olros que 
llegan Apasar por ahi^ la direcci6n que han tornado los^que ban pa- 
sado primero, y si volveran 6 no por esa senda. 

Para transmitir A mucha distancia los avisos y noticias, suplen 
la falta de escritura por medio de mensajes verbales 6 correos a 
pie 6 ci caballOj que se remudan en^cada tolderia,sin demora, espe- 
cialmentecuandoson noticias importantes y deurgencia,caminan- 
do de dia y de noche. En estoscasos las tolderias vienen & ser como 
postasy los mensajeros, correos. 

Aunque los indios de lasmisiones entienden el idiomacastellano, 
y lo hablan, siquiera para hacerse entender, desde los primeros 



TOCABULARIO MATACO-CASTELLANO 



31 



afios me propuse aprender su propio idioma; pero me encontre 
con serias dificullades por no hallar un lenguaraz que supiese 
conlestar las pregunlas que yo lehacia. Ellos hablan su idioma 
maquinalmMne, puede decirse, y mucho mas la leiigua castelln- 
na; y mienlras seles pregunte el nombre de tal 6 cual objelo y al- 
gunasolras palabras de las masusadas, algo puede conseguirse de 
ellos; pi^ro pasando a olras partes de la oracion, no saben dislin- 
guirlas, confundiendo el nombre con el verbo, el gerundio con el 
inflnilivo, etc., de manera que espreciso darle muchas vueltas a 
una pregunta para sacar en limpio el valor de una palabra, valor 
que ellos de ordinario no conocen ni en castellano ni en su propio 
idioma; esta dilicultad se aumenta pop la diferenle indole y mo- 
dismos de las lenguas, pues no enconlrando en su idioma una pala- 
bra equivalenle a la castellana, y no conociendo el valor que ella 
tiene, muchas veces la Iraducen con olra que tiene un senlido muy 
diferenle. 

A pesar de estas dificullades y de lasocupaciones que no me da- 
ban lugarpara contraermea ese estudio, procure escribir cuanlo me 
fue posible^ aunque con machos errores ; y a medida que iba enten- 
diendo algo, los adverliay rectificaba ; pero desgraciadamente esos 
escrilos se perdieron cuando perecieron las misiones, hallandome yo 
en este colegio; y ahora, despues de tantos aiios, bien poco puedo 
recordar, porque no tuve tiempo para estudiar lo que habia escrito. 
Sin embargo, creo poder suministrar a los que se ban dedicado al 
estudio de losidiomas^ losdatos suficienles, aunque no siempre de- 
finidos, paraconocerla estructura, la sintaxis, la desinencia y olras 
propiedades caracterislicas de esla lengua. 

El modocon que la hablan los Matacos es n'uiy incorreclo en la 
generalidad ; sin embargo hay algunos que la hablan con mas pro- 
piedad y preoici6n. El lono familiar y comiin es muy flematico, 
insulso, desagradable ; pero cuando seacaloran y exallan, cuando 
se hallan impresionados y conmovidos, se advierte que esla lengua 
es muy expresiva ; y aunque muy aspera y dura en boca de algu- 
nos, es tambienfluida varmo'niosaenladeotros. Durante un discur- 
SO algo largo repiten algunas expresiones ; pero no puedo asegurar 
si espara fijar mds la alencion de los que escuchan, sobre algun 
punto mas imporlante, 6 porque no les ocurre pronto la idea o la 
palabra para conlinuar. Olras veces la repiten al final de algunos 
periodos A manera de estribillo, pero no creo que hablen en poesia, 
pues no hepodido conocer ninguna clase de versos. 



d 



ANALES DE LA SOCIEDAD CIENTlFJCA ARGENTINA 

Si se compara el eslado salvaje y el embrutecimiento de estos in- 



lid 



habl 



tan natural 



1 



tosco, tan 



los con ei laioma que naoian, lan natural aunque aigo 
racional ycasi diria filosofico,se coraprende, desde luego, que no 
puedenser ellos los que lo ban inventado y formado, a no ser que 
sus aiitepasados hayan teuido mayor caudal de conocinnienlosy de 
civilizacion. Tal vez sean descendientes 6 hayan recibido el idioma 
de alguna tribu mas civil izada, y ellos no ban hecbo otra cosa que 
modificarlo acomodandolo a su estado y modo de ser, A sus cono- 
cimieiitos, etc. Enefeclo; a mas de baber analogias y relaciones 
entre este idioma y el de los antiguos tonocotes, que residian en la 
fronlera esle de Salta, y tambien con el de los avipones^ que viven 
enlafronteranortede Santa Fejas he hallado igualmenle con el 
quichiia y el araucano, Por ejemplo: hembra, en la lengua quichua 
se dice china j en malaco cisna; tii, en quichua, se dice ccan, y en 
malaco am; la, en quichua, significa pan;tantan en malaco se 
llama el trigo; en araucano la palabra Hon significa comer car- 
ne, en malaco es matar, carnear ; mano en araucano se dice 
cuu, en malcico cuei ; frio^ en araucano, se dice iithe, en malaco 
jiiyete. 

Estas semejanzas, por decir asi exteriores y gramalicales, y otras 
afinidades masintrinsecas, respecto al mecanismo de la sintaxis, 
eon lenguas anliguas, me inducen a creer que el idioma malaco 
tiene un origen comun & otros idiomas de esle conlinenle y que 
debe sermuyantiguo. 

* 

Peroyono puedo enlraren un lerreno para mi desconocido sin pe- 
ligro deperderme y sin decir disparates : por esto no sigo adelante, 
dejando a los sabios y (\ los fil6logos los origenes de filiacidn y pa- 
renlescode los idiomas; y conlinuare a decir algo del que conozco, 
aunque muy poco. 



El idioma de los matacos es muy gutural y nasal. A su alfabeto 
faltan cualro letras del nuestro y son : Ch, D, G,B, y tiene una letra 
sin equi valente en el nuestro que yo suplo con la ch y se pronuncia 
arrimando la lengua al paladar. A mas' de\ai J gutural tiene la Jfia- 
sal, que yo acoslumbro distinguir poniendo una j baslardilla. 

Estos indiospronuncian las vocales de diterentes modes, es decir, 
abiertas y cerradas, lo que no pocas voces hace cambiar la significa- 
ci6n de la palabra, como yel abierto que significa cansado,y yel ce- 
rrado que significa maerto, De consiguienle es preciso tener un oido 
muy fino 6 conocer bien el idioma para no confundir la a con la a 



VOGABULARIO MATACO-CASTELLANO 



33 



jla wy viceversa ; igua!nfieate que la e con todas las vocales ; casi 
parece que entre unay olra vocal hay una letra intermedia que pai- 
ticipadel valor de ambas; supongoque ser^n dipLongos. 

Como los indios son pobres de ideas, esle idioma es escaso de 
palabras, pero es susceptible de ser desarrollado y enriquecido, 
como lo ban hecho y hacen los mismo indios para expresar alguna 
idea nueva d designar algun objeio que antes no conocian. 

Por ejemplo, ellos no conocian el caballo, la vaca, la oveja, etc, 
pero si otros animales que tienen alguna semejanza con ellos, 
como el aiita con el caballo, el ciervo con la vaca, la corzuela 
•con la oveja ; y al caballo le ban puesto el nombre de anta 
grande, yela~taj\ a la vaca, ciervo grande, yoase-taj ; a la oveja, 
corzuela grande, tzunna-iaj; al aguardiente, inoj-taj, 6 bebida 
grande(6 fuerte). Otras veces ban acomodado el nombre caste- 
llano d la indole de su lengua ; asi al asno lo Ilaman aznu^kla 
cabra, caila, al toro, tolo, al gato, mitzi^ k la mula, chioteitds {Qve]H'^ 
grandes). 

Los nombres de este idioma no tienen declinacidn, ni los verbos 
conjuncion, sino solamente los niimeros singular y plural, Suplen 
los casos y las personas con particulas y afijosque losdeterminan : 
lo mismo ocurre respecto a los modos y tiempos del verbo, que los 
deterraina una particulaque leanteponen, interponen d posponen. 

El plural se forma anadiendo al singular una, dos 6 tres letras, 
como : liino, hombre; hinol, hombres; cisna, hembra, mujer; cisndi, 
hembras, mujeres ; asfidc, macho ; asn-cdi, machos; ihu6n, tengo, 
ihuen-en, iieiien. Algunas veces cambian unad dos letras al formar 
el plural, como: lemec, concha ; lemdi, conchas; fuitzac, malo ; 
juitzd, malos. Guando el singular acaba enj se cambia en s para 
formar el plural, como : sinoj, perro; sinos, perros ; yeletdj, caballo; 
yelctds, caballos; alcetdj, naranjo ; alcetds, naranjos. S61o dos ex- 
cepciones he hallado y son iiisoj y plitzdj, zapato y pobre, que en 
plural hacen nisojes^plitzes. 

En la desinencia de los nombres no hacen diferencia de generos 
gramaticales, y parece que no los tienen. Tampoco tienen el com- 
parative, pues para decir : Pedro es mas bueno que Juan, dicen : 
Pedlo m, Juan iisite {VeA'co bueno, Juan no bueno). El superlativo 
lo distinguen de algiin modo en la pronunciaciun del positivo sos- 
teniendo la vuz sobre la peniiltima silaba, como m, bueno; iiiiis 
niuy bueno; lujuei, lejos; tujueeeei, muy lejos. 

En los adjetivos y verbos forman la negativa con la parlicula ite 



AN. SOG. CIENT, ARG. 



T. LVIII 




ANALES DE LA SOCIEDAD CIENTIFICA ARGENTINA 

queponen al fin de la palabra, como : tmi, duro; tun-ite, no duro^ 
blando; mat^ cierto; mat-ite. no cierto, falso, mentira; 7iihuen, 
tengo; nihuen-ite, no tengo. Tienen, ademds, la palabra hvo, que 
expresa una accicin indeterminada, como: hacedor, trabajador, la- 
brador; y con esta componen muchas otras, por ejemplo : ellos 
Jlaman huet'e, la casa,y huettehuo, al albanil \ jolo, palo6 madera; 
jolohud, al carpintero; y con esta palabra hud componen lodos lo& 
nombres de artes y oficios posponi^ndola al nombre de la materia 
u objetode la acci6n. Por ultimo, tienen la palabra ji 6 iji,q\ie sig- 
nifica estar contenida una cosa en otra, como : yoasetdSy vacas ; 



yossetds-ji, corral; ayoj, tigre; ciyojt, pozo del tigre; hneld, vela; 
hiteld'ji, candelero; Bojotoj, grande espiritu, Dios; Hojoloji, Iglesia 
6 lugar donde esta Dios. 

■i 

La sintaxis de esta lengua es muy natural y algo diferenle de la 
nuestra. Para decir : cabeza de tigre, estos indios dicen : ayoj-le- 
leleCy tigre su cabeza; casa de mi padre: nU'Schia-lu-huette, mi 
padre su casa; mujer de mi hermano : nu-chila-lu'chejua^ mi her- 
mano, su mujer; freno 6 riendas de mi caballo : nu-lo-lu-cai. De 
aqul se deduce que estos indios ponen el todo y el poseedor en cnso 
recto, y la parte 6 cosa poseida en el oblicuo. Usan tambien del 
gerundioen vez del inlinitivo; pero no he podido conocer las re- 
glas queen esto siguen. Tampoco be podido hallar palabras que 
expresen ideas generales y abstractas. No se si sera que no las 
tienen 6 que yo no las he podido distinguir, 

Estos indios no conocen la numeracidn; y aunque cuenlan hasta 
cuatro. lo hacen con palabras compuestas, cuya etimologia no he 
podido adivinar. He aqui c6mo cuentan: \ino, jolejuji ; dosjote- 
juasi; tres, tactijudye-e; cuatro, jualis-iji; y para decir cinco, 
dicen : niloc, muchos. 

Podria anadir otras observaciones, pero temo equivocarme, y 
quizas ya me he equivocado en alguna; por otra parte, creo que lo 
dicho es suficiente para el objeto que se me ha manifestado. Mas 
bien afiadire un pequefio catrilogo de palabras para poder compa- 
rarlas con otros idiomas y conocer mejor la estructura, desinencia 
y otras propiedades de la lengua de los malacos. 



(Coniinuard.) 



NUEVAS ESPECIES 



DE 



MAMIFEROS CRETAGEOS Y TERGIARIOS 



DE LA REPCBLIGA ARGENTINA 



PoR FLORENTINO AMEGHINO 



(Continuacion) 



\ 



Fara. Pantolambdidae 



De las ultimas investigaciones que he practicado resulta queesta 
familia no forma parte del orden de los Amblypoda, sino que debe 
ser incluida entre los Conclylarthra al lado delos Periptychidae de 
los cuales es, sin duda, una modificacidn. En la dentadura, la linica 
diferencia de importancia consiste en los dos denticulos naedianos 
y el anterior interno que en los Periptychidae se conservan distin- 
los, mientras que en los Pantolambdidae se unen para formar una 
gran cresla interna en arco de circulo, cuyas dos puntas van a unir- 
se ti los dos angulos exlernos de las muelas, pero k este respecto 
la transicion entre los representanles de una y otra familia es 
completa. 



RiCARDOLYDEKKERiA ciiNCTULA (1), n. sp. Tamaiio baslante menor 
que /?. praerupta. Las muelas superiores persislentes se distinguen 
por ser mas cortas de adelante hacia atr^s, mas extendidas trans- 



(1) A. M. N., s. 3% t. Ill, pp. 158, 400, figs. 196, 522.